miércoles, 24 de junio de 2015

Ojos de vidrio - Fernando Andrés Puga & Silvia Milos


Todas las noches, desde el día de la operación, dejo los ojos en la mesa de luz antes de disponerme a dormir. Según el doctor, de no hacerlo veré cosas durante los sueños que él no se atreve a describir. He seguido sus instrucciones a rajatabla, pero hoy, mirando la tele a la hora de la siesta, me adormecí y olvidé cumplir con el ritual. Les cuento lo que soñé, por favor no lo divulguen. Yo no era yo, era otro igual con lo peor de mí, un ser oscuro y violento. Él amenazaba con despertarme y sacarme los ojos. En medio de la pesadilla varias veces manoteé sin éxito al aire para arrancármelos y que acabara. Pero no. Estaba inmóvil. Tenía mi rostro, pero con cuencas vacías. Los ojos le pertenecían, reclamaba. Súbitamente me levanté y cayeron. El estallido de los cristales me despertó. Y quedé ciego.

Acerca de los autores:
Silvia Milos
Fernando Puga

1 comentario:

  1. ojos de otro que reclaman los que fueron... Me encantó.
    Saludos!!

    ResponderEliminar