miércoles, 10 de junio de 2015

Un sucio trapo rojo - Saurio & Sergio Gaut vel Hartman


Es un lugar común en el discurso de la extrema derecha decir que los desaparecidos no están muertos. En mi caso, eso es verdad. No estoy muerto, pero tampoco estoy vivo. Es que, además de un desaparecido, soy un vampiro. No, no ando con capa chupándole la sangre a voluptuosas doncellas, ni tengo un aspecto lánguido e intrigante, eso es un lugar común y ya me alcanza con ser el lugar común de los fachos. Pero ser un vampiro desaparecido tiene sus bemoles, ya que el tema, desde un punto de vista matemático, suena como “menos por menos es igual a más”. Soy un desaparecido porque me “chuparon” durante la dictadura. Soy vampiro porque lo eran mi papá, mi abuelo y así hasta el infinito. Los camaradas me ungieron Secretario General del Partido porque vieron que mi pañuelo es un trapo rojo. Y yo no sé decir que no.

Los Autores:
Saurio
Sergio Gaut vel Hartman

No hay comentarios:

Publicar un comentario