miércoles, 22 de julio de 2015

El bosque ajeno – Sergio Gaut vel Hartman & Daniel Antokoletz


El sendero serpenteaba a través del bosque como si se tratara de una culebra que se desliza entre los árboles. Tras caminar unos quince minutos, Maya llegó a un cruce transversal y se vio en la necesidad de elegir: derecha o izquierda. Mientras dudaba, alcanzó a divisar un impreciso conjunto de bastidores que se erguían, arrogantes, a un costado del camino, como si aquellas estructuras pertenecieran a una arquitectura concebida en otro lado, otra dimensión. Caminó hacia ellos aunque sabía que era una mala idea. Frente a la extraña estructura, vio entre brumas un portal que le franqueaba el paso. Del otro lado, la atrajo un bosque ajeno, de extraños árboles retorcidos. Cruzó buscando un espacio para pasar entre ellos, pero ya era tarde: sus pies se hundieron, se le endureció el cuerpo, sus brazos se retorcieron. Entre la bruma, el bosque hizo alarde de su nuevo prisionero.

Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario