sábado, 18 de julio de 2015

En el viejo país del viento - Raquel Sequeiro & Carlos Enrique Saldívar


En la fragua de Macinger Tan había dos baúles. Uno de ellos contenía las más hermosas tentaciones de la creación, el otro, los más afamados males. Cuando ardieron ambos y se evaporaron, mezclándose con la gente como un hálito, el mundo dejó de ser un lugar seguro. En el país del viento, donde se originó tal desbarajuste, los contenidos de ambos baúles se fusionaron a la perfección, cosa que no ocurrió en el resto del globo, donde los bienes y los males no se distribuyeron de forma equitativa. Es decir, en el país del viento todo es bueno y malo a la vez, esto confunde a los ciudadanos, los cuales se resguardan en sus casas, en bosques y otros lares, temerosos de ellos mismos y de quienes les rodean. 
En aquel sitio Dios posee cuernos, rabo y tridente, y Satanás realiza de vez en cuando alguna obra de caridad.

Acerca de los autores: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario