sábado, 18 de julio de 2015

Juego duro - Daniel Alcoba & Lucila Adela Guzmán


El lateral derecho pateó un centro insidioso, alto; cambió el juego al flanco izquierdo. La pelota buscaba al delantero más escurridizo y eficaz, un kurdo lagartija. El balón se elevó a la altura de la muralla de seguridad. Y entonces vimos el misil de crucero descender hacia nosotros. A unos mil quinientos metros de altura estalló como una flor, o más bien como una piñata, que activó una docena de misiles más pequeños, cada uno de los cuales buscó su blanco: las garitas de los centinelas, las antenas de comunicaciones, el acuartelamiento de la guardia armada del penal... Nosotros seguimos jugando, corriendo tras la pelota como si en ello se nos fuera la vida. El partido se había puesto jugoso, gambetear sorteando los cadáveres enemigos le había dado al evento un toque especial, hasta que las vísceras amontonadas nos incomodaron y no tuvimos más remedio que suspender... ¡Maldita guerra!

Acerca de los autores:
Daniel Alcoba
Lucila Adela Guzmán

No hay comentarios:

Publicar un comentario