miércoles, 22 de julio de 2015

Lo que creemos – Alejandro Bentivoglio & Carlos Enrique Saldivar


—Los fantasmas no existen —dijo el escéptico—. No existe ninguna prueba científica que avale la existencia de algo después del fin de la vida tal como la conocemos. Son puras imaginaciones o simples historias de mitómanos.
—Yo lo entiendo, perfectamente —replicó el fantasma—. Pero, ¿qué me dice de los gnomos? ¿No le parece un peligro construir pequeñas figuritas para nuestros jardines o, en mi caso, para mi tumba en el cementerio?
—Los gnomos son solo eso, figuras en los jardines, nada más. Objetos inanimados que no pueden lastimar a nadie.
—Mire, le presento al gnomo que estaba junto a mi lápida.
—Hola —le dijo el gnomo al escéptico—. ¿Ahora cree?
—Hola. Por supuesto que no, para mí, usted solo es un viejito enano que no puede hacer nada extraordinario.
El gnomo usó su magia para hacerlos flotar a todos en el aire e insistió:
—¿Y ahora, usted, cree?
—No —dijo el escéptico—. Obviamente estás usando la tecnología para realizar este truco. A mí no me engaña nadie. Ahora, déjenme tranquilo, debo irme a casa.
—Pero usted vive lejos —comentó el fantasma—, y muy pronto va a amanecer.
—¿Y qué?
—Pues que usted es un vampiro. Y cuando los rayos del Sol atrapan a un chupasangre…
—¡No soy un vampiro! ¡Y tú no eres un fantasma! ¡Y tú no eres un gnomo! ¡Somos personas normales! ¡Yo soy un ser humano común y corriente! —Y se marchó.
Minutos después un resplandor, un horrendo chillido, humo y cenizas.
Luego, nada.
El fantasma y el gnomo retornaron, riendo, al mundo de las sombras al cual pertenecían.

Sobre los autores:
Alejandor Bentivoglio
Carlos Enrique Saldivar

No hay comentarios:

Publicar un comentario