lunes, 31 de agosto de 2015

El acto del suicida – Alejandro Bentivoglio & Carlos Enrique Saldivar


Núñez decidió suicidarse tirándose al mar. Pero el salvavidas lo vio desde su pequeña torre, corrió ante la mirada de todos y nadó hacia él.
—¡Lo rescataré! —dijo el fornido hombre—. ¡No se preocupe!
—¡No, yo me quiero morir! —dijo el otro, escupiendo agua.
El salvavidas lo tomó, pero Núñez logró acertarle un puñetazo en el rostro. El agredido estuvo confuso unos segundos, aunque rápidamente devolvió el golpe.
Nadie prestaba atención a la gresca.
En dos minutos las cosas empeoraron, el suicida enloqueció, mordió en el cuello a su contrincante y consiguió desangrarlo. La víctima alcanzó a soltar una especie de maldición. Finalmente Núñez le hundió la cabeza en el agua.
El asesino caminó hacia la torrecilla, arrepentido por lo que había hecho porque ya no podría morir. Tendría que ocupar el vacío dejado por el salvavidas. Evitar que otros pereciesen hasta que algún idiota desagradecido le asesinara.

Acerca de los autores:
Carlos Enrique Saldivar
Alejandro Bentivoglio

1 comentario: