viernes, 7 de agosto de 2015

Se busca cuerpo calloso - Lucila Adela Guzmán & Cristian Cano


¡Desgraciados! Es este perverso chip que me han implantado para desintegrar todas mis certezas. ¡Malditos! Ellos han atrofiado mi capacidad resolutiva y contaminado mi hemisferio derecho con chispazos de lógica y practicidad, mientras que al izquierdo lo han inundado con una exasperante capacidad de crear e imaginar sin límites.
Es desde aquél día que puedo entender al esquizofrénico, al psicópata y al paranoico; incluso podría actuar como ellos, si no fuera por la indecisión, la duda y un manojo de planteamientos absurdos, como este de creerme humano. Después de despotricar contra la pertenencia la boca se me secó: los labios frenaron deshidratados trabándose como la cubierta vieja de un coche abandonado. Me vi herrumbre en los dientes. Salí del baño y subí al primer deslizador que encontré. Directo al hospital municipal, le dije. Descubrí que no hay tiempo que perder. Eso creo.

Acerca de los autores:
Lucila Adela Guzmán
Cristian Cano

1 comentario: