sábado, 10 de octubre de 2015

Concertango – Ana Caliyuri & Javier López


De tanto en vez quedaba demudado por la emoción. Luego, ya pasado el instante, él retornaba apresurado a su mundo de cerrojos y pocas palabras. Todas las puertas que conducían al centro mismo de su timidez permanecían en estado de alerta ante cualquier roce con el mundo urbano. El caso es que Frederick esa noche debía enfrentar su propio yo ante el gran público. El concierto estaba pactado para las veintidós horas, momento a partir del cuál todo pareció cambiar. Superó su timidez ante el auditorio y su violín sonó conmovedor. No hubo fémina asistente que no deseara pasar por su camerino para tener su audición privada y mostrarle sus muslos de tanguera. 
—¡Señor Frederick, despierte! —una voz grave resonó en su interior—. Son las diez menos cinco, tiene que salir a escena. Frederick despertó, vomitando una rápida, inacabable, sucesión de semicorcheas. Hubo que suspender el concierto.

Acerca de los autores:
Ana María Caliyuri
Javier López

No hay comentarios:

Publicar un comentario