viernes, 30 de octubre de 2015

Pestes – Sergio Gaut vel Hartman & Héctor Ranea


Abriéndose paso en medio de la tormenta gracias a su cuerpo descomunal, Garagant cruzó la plaza, encaró la pendiente y alcanzó de un salto a la muchacha de cabello rojo y pecas en los hombros que hasta un instante antes había estado inclinada a la orilla del arroyo, bebiendo las miasmas hediondas que arrojaban las cañerías de la fábrica de mermeladas.
—Vendrás conmigo —dijo el gigante.
Ella sopesó el peligro. ¿Qué podía ser peor que este destino con las pestes? Aceptó moviendo la cabeza mareando de amor al titán.
—¿Quieres sexo conmigo, gigantón? ¿Torturarme?
—Nada de eso—. Necesito que cocines algo. Mi abuelo Gargantúa murió sin dejar ni un recetario, el desgraciado.
—¡A buen puerto vas por leña, titán! Solo cocino huevos y hortalizas.
Garagant meditó y al fin bramó:
—Mejor huevo pasado por agua que barriga tonante.
La fábrica de mermeladas fue su último marco antes de perderse.

Acerca de los autores:
Héctor Ranea
Sergio Gaut vel Hartman

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada