sábado, 7 de noviembre de 2015

Ascensor al miedo – Alejandro Bentivoglio & Carlos Enrique Saldivar


Cuando Hikato entró al ascensor, vio una niña que permanecía de espaldas en una de las esquinas. No tuvo tiempo de reaccionar antes de que las puertas se cerraran y el artefacto arrancase. No había ningún piso marcado. La niña tenía el pelo largo, profundamente negro. Su vestimenta de colegiala no era nada tranquilizadora.
Hikato se asustó, golpeó las puertas del ascensor y trató de marcar el botón de la alarma, pero no sucedió nada. Ningún número aparecía reflejado en el visor del panel. Recordó la siniestra leyenda de aquel edificio, allí nadie usaba el elevador. Lamentó mucho el haberlo olvidado. Noto que subían; al menos no iba al infierno, pensó. La pequeña volteó su pálido rostro y le dijo:
—¿A dónde quieres ir?
—A casa.
—De acuerdo.
El ascensor se detuvo de golpe. La chiquilla se despidió haciendo un gesto con la mano. Hikato salió corriendo y se encontró en su hogar. Al mirar hacia atrás se percató de que había salido del baño. Suspiró, aliviado, pero todo se trastocó en un horror intolerable porque encontró a su familia en la sala… muerta. Habían sido cruelmente asesinados.
Ese es el motivo por el cual nunca subo a un elevador. ¿No me crees? Ve a ese edificio donde vive gente extraña y entra al ascensor. Te llevará a cualquier lugar del mundo.
Eso sí, cuando llegues, habrá una sorpresa esperándote.

Acerca de los autores:
Alejandro Bentivoglio
Carlos Enrique Saldivar

No hay comentarios:

Publicar un comentario