jueves, 19 de noviembre de 2015

El día de la patada final – Carlos Enrique Saldivar & Carmen Belzún


De niño me gustaba mucho el fútbol, lo que desarrolló en mí una extraña manía. Cada vez que veía una pelota en el suelo, la pateaba. Esto me acarreó serios problemas, casi me rompí el pie una vez y tuvieron que ponerme un yeso; tenía diez años. Mis padres decían que esta mala costumbre acabaría por traerme problemas mayores; yo no hacía caso. El día que cumplí dieciocho años encontré una esfera brillante en la calle. Decidí darle un puntapié y se produjo un estallido. Sentí que caía en un abismo. Instintivamente, cubrí mi cara con el brazo flexionado porque las luces me encandilaban. Los ruidos se transformaron en un silencio monstruoso. Y quedé suspendido dentro de la gran esfera. No sé si han pasado segundos o siglos. Solo sé que espero, espero...

Acerca de los autores: 

No hay comentarios:

Publicar un comentario