miércoles, 9 de diciembre de 2015

Cas, ca, ri, tas — Cristian Cano & Ana Caliyuri


Miro la gragea. Me enfoco en esa cascarita y pienso en azúcar inexplorada. La concentración dulce casi veneno. Pero, no pasa nada de nada. La idea crece y agoniza en mi imaginación. Temo por la gragea, porque tengo miedo a que una correntada de aire se la lleve. Si se mueve las ideas se me destrozan. Derrumbo como un gigante vacío. El universo de la gominola y todo lo otro que no es la cascarita azucarada me tienen sin cuidado. Hay un ínfimo universo encapsulado allí. No es mi anhelo: juro que no. Es el insospechado sabor lo que evapora mi mundo de rutina y me aproxima a otro con deleite. Un breve universo gira en mis pensamientos hasta que yo soy esa cascarita; y no sólo eso: mis amigos, mi barrio y mi historia tienen cara de cascaritas. El mundo es dulce o amargo por una gragea fortuita.

Acerca de los autores:
Cristian Cano
Ana Caliyuri

No hay comentarios:

Publicar un comentario