sábado, 30 de enero de 2016

El mundo según – Héctor Ranea & Ana Caliyuri


—A la música, le agregaría el discurso —dijo con increíble calma la señorita Monshardín— y tenemos poco menos que la humanidad, señor Ambasagua.
—¿Y las dos piernas, y la mente brillante? —fingía preguntar pero gritaba el alumno, despesperado.
—¿Oyó alguna vez un poema escrito por una pierna? ¿Acaso las dos? —respondió Monshardín con sorna calculada.
—Usted nos quiere provocar, profesora. No debería ser tan burlona.
—Acabo de darles una síntesis de la humanidad y usted se queja... —pero no terminó la frase que alguien le espetó sin piedad.
—Si su mente fuese brillante no desestimaría las piernas profesora.
—Le repito. ¿Mister?
—Mister Nessuno —dijo por lo bajo el señor Nessuno.
—La música está en el aire y el discurso está en el vuelo…
El señor Ambasagua sintió una intensa pesadumbre cuando la vio girar el cuerpo y batiendo sus alas perderse tras el horizonte…


Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada