jueves, 14 de enero de 2016

Elástica – Alejandro Bentivoglio & Ada Inés Lerner



La pared se achica o se agranda dependiendo de si alguien la está mirando o no. Cuando no hay nadie, el departamento no es más grande que una caja de zapatos. Ahora, si estamos todos ahí, se hace la importante y crece hasta alcanzar las dimensiones de una mansión. Lo sabemos porque desconfiábamos de ella y el otro día dejamos una cámara oculta filmando a ver qué hacía cuando nos íbamos. Y ahora lo sabemos. Se achica y se achica, cuando está minúscula se autolimpia rápidamente. Las hormigas que hicieron un hormiguero debajo del placard se quedan sin espacio para  provisiones y albergue y se van buscando más comodidades. Las telarañas se enredan unas con otras y terminan por irse todas. Salvo las cucarachas que dejan los huevos para cuando vuelven, el departamento queda vacío y en posición de loto descansa y medita hasta que lo llama el despertador.

Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario