domingo, 10 de enero de 2016

Noche fiera y sin alcohol — Sergio Gaut vel Hartman & Carlos Enrique Saldivar


Cuando ya solo se oyó el sonido del viento y el rugido de las olas golpeando furiosas el viejo muelle de madera, encaré a Kurt y, tras estrellar la botella de ajenjo contra el bargueño de cedro, le hice la pregunta decisiva.
—¿Qué vas a tomar ahora?
—¿Tu sangre? —rió.
—Lo dudo —repliqué sin inmutarme—. Tiene tan poco alcohol como la leche.
—No bromeo, ¿podría morderte el cuello y beber de ahí hasta dejarte seco?
—Estás bastante ebrio, hip.
—Quizá, pero aún tengo sed.
—¿Como un chupasangre?
—Sí.
—Imposible, hip. Los vampiros no beben licor. Hubieras vomitado.
—Supongo que he escupido todo el ajenjo.
—No te vi.
—De seguro fui rápido.
—¡Y un despilfarrador!
—Cállate, voy a clavarte mis colmillos.
Lo hizo, y pronto comenzó a toser sangre. Luego se durmió.
Estando borracho, Kurt siempre olvidaba que yo también era un «no muerto» y que sí podíamos embriagarnos.


Acerca de los Autores:
Sergio Gaut vel Hartman
Carlos Enrique Saldívar

No hay comentarios:

Publicar un comentario