sábado, 27 de febrero de 2016

Derivaciones de un viaje infrecuente – Sergio Gaut vel Hartman & Luciano Doti


Hice acopio de materiales para desarticular la geometría del tiempo y el espacio de aquel lugar misterioso con la intención de proyectar figuras extravagantes y volúmenes anómalos sobre las rocas diamantinas de la caverna. Pero no tardé en descubrir que Kordan y su tropa ya habían trabajado sobre las ilusiones nacidas en el mar de fantasías, convirtiendo los muros en superficies porosas que absorbían mis emisiones. No desistí ni me deprimí por eso. Tampoco era la primera vez que el extraterrestre se interponía entre mis deseos y mis logros; se necesitaban ingredientes excepcionales, de esos que solo se encuentran en la mente de una criatura perturbada como Ángela.
Bajo esas circunstancias no iba a ser posible realizar la tarea que me proponía. ¡Maldito Kordan! Por qué había tenido que viajar al mismo lugar. Me obligaba a defenderme, a utilizar mis habilidades pensando siempre en su juego. Como en una partida de ajedrez, yo no podía dar un solo paso sin especular cuál sería su respuesta.
Desde mi llegada, había creído que la caverna, el mar y las fantasías eran solo mías. Hasta que apareció Kordan, y como ya dije, me obligó a pensar más. Y así descubrí algo revelador que marcó un antes y un después: al igual que la caverna y el mar, tanto Kordan, su tropa y yo mismo no éramos más que las fantasías de Ángela. Nuestras aventuras se gestaban en la mente de una escritora perturbada.

Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario