sábado, 27 de febrero de 2016

La puerta al Infierno – Alejandro Bentivoglio & Raquel Sequeiro


—Encontré la puerta al Infierno —dijo Bruns.
—¿Dónde estaba?
—En el jardín de infantes.
—¿Estaba cerrada?
—No me fijé, había mucho pegote. Ya sabes, tenía dulce en el picaporte, mucho polvo de galletitas, plastilina. La habían marcado con crayones.
—¿Símbolos satánicos?
—Algo sobre ese dinosaurio violeta, el de la televisión. Y algo sobre Bob Esponja, estaba en latín, no pude entender mucho. Hay desapariciones —divagó Bruns—. Y roturas de nariz, magulladuras y algún golpe; lo saben bien los de la policía científica. Pude leer incrustada la frase Infierno de Nada, bastante borrosa y embadurnada de azúcar rosa.
—Vamos, creo que no va a gustarle —dijo Mathews, rememorando la última vez que entró en el Infierno con la escolopendra gigante, en aquel lugar donde había cientos de caballitos de madera, dispuestos a arder. El niño de ojos blancos protestó: volverían a pinchar a su precioso caballito.

Acerca de los autores:
Raquel Sequeiro

No hay comentarios:

Publicar un comentario