jueves, 10 de marzo de 2016

El héroe de la conquista – Héctor Ranea & Sergio Gaut vel Hartman


—¿Por qué lo hizo? —increpó el uhuctor Ñe’ñeke presionando la frente del prospector Plagger con su sarmentoso dedo verde.
—Me pareció que fallaba el cronopistificador, o tal vez fuera el rotor del mengalope modelo Goldenberg, no sé. Y también que se estaba desmerengando el Winhog Translator.
—¡Miente! —exclamó el uhuctor—. Su intención era desbugar el fiholoco...
—De acuerdo —replicó Plagger retrepándose en la silla con ínfulas de héroe—. Perdido por perdido se lo digo: ¡no cejaremos en el empeño ni ojearemos en el desempeño! ¡Marte será nuestro o no será! Estamos condenados a la conquista —agregó—, como hubiera dicho el Cabezón.
—¿Cabezón? —La cabeza del marciano medía tres metros de circunferencia—. ¿Además de todo se burla?
—Le aseguro que no. En todo caso sería, más que una burla, una broma macabra, auntoinfligida. Pero usted no lo entendería aunque se lo explicase millones de veces.

Acerca de los autores:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada